Las futuras caldas del Río Miño se calentarán finalmente con butano

Es la decisión más económica para la ciudad

Mucho se ha hablado durante estas últimas semanas sobre las futuras caldas termales que se contruirán a la orilla del Río Miño en Lugo. La pasada semana se aseguraba desde el gobierno local que el calentamiento de las aguas se haría con aerotermia aunque, finalmente, el Ayuntamiento ha dado un cambio de sentido y a última hora ha cambiado la licitación de las obras.

Este cambio implica una subcontratación de servicio de calentamiento de agua a Repsol Gas y, por lo tanto, se prevé que las aguas se calienten mediante gas butano como bien ocurre desde hace décadas en varios hogares lucenses.

Es de esperar que las futuras caldas, 2 de ellas calientes y 3 fría, consuman un total de 2 bombonas diarias en invierno y media en verano, para mantener la temperatura del agua a una temperatura adecuada al nuevo servicio que tendrá la ciudad.

Comentarios

comentarios