Los gorrillas del HULA acompañan a Carglass a los usuarios de los coches con las ventanillas rotas

Una vez allí, les piden como mínimo 2 euros.

Los gorrillas del HULA han cambiado sustancialmente sus labores en los últimos meses cada vez que el Ayuntamiento ha intentado ponerle freno a su actividad. Este fin de semana saltaba a la palestra un nuevo servicio de estos profesionales: Si, por el motivo que fuera, el coche del cliente aparece con las lunas rotas, los gorrillas le acompañan a cambiarla.

De este modo, buscan cubrir una parte de su sector todavía no explotado. Ellos mismos contactan desde el HULA con la empresa reparadora de lunas rotas con sus móviles 5G y le ofrecen al usuario del vehículo un servicio exclusivo de acompañamiento al taller.

La firma Carglass, lejos de desentenderse del asunto, ha confirmado la firma de un contrato entre la misma y los famosos aparcacoches lucenses.

Comentarios

comentarios