El Ayuntamiento instalará una pasarela colgante en la Rúa Ourense para los peatones que quieran evitar los excrementos de perros

La cruzada que el Ayuntamiento anunciaba esta misma semana para luchar contra los desechos de animales ya ha comenzado, y lo ha hecho con la aprobación de la medida extraordinaria de crear una pasarela peatonal para los viandantes que quieran atravesar la Rúa Ourense. Esta calle es conocida localmente por ser una de las más sucias de la ciudad en lo que a nivel de excrementos caninos se refiere.

Otras medidas, como la de colocación de bolsas de plástico en todos los portales o la creación de un puesto de trabajo de limpiador oficial de cacas, fueron rechazadas después de suponer un incremento demasiado elevado en el presupuesto anual que el Ayuntamiento tiene destinado para estos asuntos.

Varios vecinos de la calle se han mostrado contentos con la medida adoptada pero exigen al Ayuntamiento una escalinata cada 20 metros de pasarela para facilitar los accesos a las viviendas.

Comentarios

comentarios