Agreden a un repartidor de comida rápida en A Piringalla por poner piña en todas las pizzas que entregaba

Llevaba un bote de piña en almibar siempre con él

Un repartidor de comida rápida de la recién llegada a la ciudad Uber Eats, ha sido agredido esta pasada noche en A Piringalla por un usuario del servicio que se percató de como ponía piña a su pizza en el mismo portal de su casa.

El repartidor, que posteriormente declaró haberlo hecho conscientemente, solo buscaba la aceptación de la pizza con piña en la sociedad y ha decidido no denunciar al usuario que lo agredió porque “es normal que no le guste”.

El repartidor llevaba semanas con el mismo modus operandi: Recogía el pedido y, segundos antes de entregarlo, abría un bote de piña y llenaba el encargo de rodajas, algunas veces incluso en pedidos de hamburguesería o churrasco.

Comentarios

comentarios