El Ayuntamiento conmemora el 18 aniversario de la Muralla instalando cientos de cacas de perro luminosas en el adarve

Los operarios instalan LEDS térmicos en las cacas aún calientes para producir energía

La muralla de Lugo cumple 18 años como patrimonio mundial y el Ayuntamiento lo ha celebrado por todo lo alto. Desde la gran tarta que conmemoraba el aniversario, pasando por los farolillos que sobrevolaron la ciudad, hasta llegar a la iluminación de cacas de perro que rodeó el adarve.

Esta última celebración, quizás la más trascendente de todas, no ha pasado desaperbicida para nadie ya que se trata de un novedoso sistema que utiliza las cacas de los perros que pasean por la muralla como generadores de energía para alimentar un LED que produce iluminación en un radio de 2metros.

De este modo, y aprovechando las cacas no recogidas por los dueños de los animales, se ha conseguido iluminar el trazado completo del monumento en un tiempo record, con 3 trabajadores colocando leds sobre las cacas en menos de 30 minutos.

Comentarios

comentarios