Tapian un edificio en Camiño Real, se olvidan a 4 okupas dentro y cuando acuden los bomberos solamente rescatan a sus perros

Los okupas llamaron a los bomberos pidiendo ser escarcelados.

El propietario de uno de los edificios abandonados de Camiño Real, cansado de que su edificio se vea ultrajado por okupas, ha tomado la ley por su mano y ha instalado una puerta metálica a la entrada del edificio para evitar que los inquilinos no deseado accedan al mismo.

Esto ocurrió el pasado martes, pero, con tal mala suerte, que durante la instalación de la mencionada puerta, cuatro okupas se encontraban durmiendo en las estancias del primer piso de la vivienda. Cual fue su sorpresa cuando, al día siguiente, al intentar salir a la calle, se encontraron con la entrada completamente bloqueada.

Fue entonces cuando volvieron a subir y, desde las ventanas que dan a la misma calle, empezaron a gritar y protestar. Posteriormente, llamaron a los bomberos para poder salir del edificio. Estos se personaron 3 horas después de la llamada en el lugar de la noticia y, tras evacuar a 12 perros que vivían en el piso, dieron por terminado el trabajo y se marcharon, dejando de nuevo a los 4 okupas rumanos en el piso.

Comentarios

comentarios