Comienzan las tareas de medición para la nueva playa fluvial en la N-540

Se espera que a principios de verano ya no quede ningún rastro del pavimento actual.

En la mañana de ayer se llevaban a cabo las primeras mediciones por parte de la guardia civil para las futuras obras de la nueva playa fluvial de Lugo, cuyo emplazamiento finalmente será en una de las ‘fochancas’ de la carretera Nacional 540 con dirección a Ourense.

Este emplazamiento fue escogido por unanimidad en el gobierno de la capital lucense por el hecho del actual estado del pavimento, que puede ahorrar en gran medida las excavaciones y facilita la posibilidad de poder encontrar aguas termales a escasa profundidad.

Con la nueva playa fluvial, se espera hacer decrecer el número de quejas por el estado de las carreteras y, al mismo tiempo, aumentar las visitas turísticas a una zona tan abandonada.

Comentarios

comentarios