Dos ancianos llegan a las manos en la residencia de As Gándaras por la pertenencia de una dentadura

La pelea tuvo lugar en la tarde de ayer, justo antes de la cena.

Dos ancianos que se encuentran internados en la residencia de As Gándaras, se vieron ayer envueltos en una reyerta por la posesión de una dentadura postiza. La revuelta vino propiciada, según relatan trabajadores del centro, porque cada año se ofrece a los internos durante el mes de diciembre diferentes tipos de turrones.

Al parecer, los dos implicados, que aseguran haber hecho ya las paces y que comparten habitación desde hace meses, discutieron por probar primeramente el turrón duro, pero solamente uno de ellos disponía de dentadura postiza a lo que el otro se la arrebató en un descuido.

Cuando el primero de los implicados se percató de la situación, le asestó varios golpes en el lomo con un bastón de madera que portaba y la dentadura rodó por el suelo hasta que un enfermero la recogió y entre varios compañeros detuvieron la pelea. Tal era el escándalo que algunos de los trabajadores aseguran que el resto de ancianos jaleaban en favor de uno u otro luchador.

Comentarios

comentarios