La huelga de autobuses abarrota por primera vez la estación de Lugo de gente bien vestida y despista a los mendigos habituales

La huelga de autocares que se empieza a fraguar en toda Galicia ha conseguido cosas que ningún gobierno había conseguido en Lugo hasta ahora.

Desde hace años, cientos de vecinos se quejan del estado de las instalaciones de la única estación de autobuses que existe en la ciudad, sobre la gente que lo merodea y los peligros de insalubridad, donde desde el Ayuntamiento y la Diputación no hacen más que echar balones fuera para la construcción de otro edificio que cubra unas expectativas más modernas.

Así, cientos de personas, se han presentado en las oficinas de las diferentes compañías de viajes para preguntar a cerca de la huelga, despistando a los mendigos que suelen rondar las instalaciones. Alguno de ellos incluso decidía in extremis comprarse un traje para seguir “su trabajo” sin llamar demasiado la atención.

Comentarios

comentarios