Cientos de jóvenes celebran el final de curso intercambiando Spinners frente al Círculo de las Artes mientras la policía local los vigila

Ayer finalizaba el curso escolar 2016-2017 y cientos de jóvenes se liberaban de sus cargas de estudio. El centro de la ciudad se llenó de adolescentes que celebraban el comienzo de sus tan ansiadas vacaciones de verano.

A primera hora de la tarde se registró una masificación de jóvenes en el casco histórico lo que hizo creer a la Policía Local que podrían aparecer disturbios. Varios padres y comerciantes alertaron de que frente al Círculo de las Artes se estaban produciendo intercambios a escondidas de lo que parecía ser droga.

Nada más lejos de la realidad, no se trataba de droga si no de otros objetos muy codiciados por los chavales durante estos últimos meses, los spinners. La Políca paseaba las calles y se mostraba asombrada de ver como los jóvenes intercambiaban entre ellos estos juguetes y avisaban a comerciantes y familiares de que no había peligro alguno.

Muchos padres se personaron en el lugar de los hechos al no creer la versión de los agentes, incluso alguno de ellos llevaba fotos de sus hijos para preguntar a los transeúntes si habían visto a sus hijos «intercambiando» algo en la calle.

Comentarios

comentarios