Los restos de sangre encontrados en un contenedor en Montirón resultan ser las sobras de una cena de cocido

En la mañana de ayer se hacían públicas unas imágenes de un contenedor en Montirón que, supuestamente, parecían tener restos desechados por una clínica de diálisis.

A lo largo del día y según iban pasando las horas, la verdad salía a la luz. El vecino que supuestamente había hecho las fotografías inculpando a la clínica era descubierto tirando varias bolsas de restos de un enorme cocido que había cocinado en las inmediaciones de su vivienda para varios colegas de empresa.

Los restos fueron cotejados por la Policía Local y todo quedó en un embarazoso altercado. El vecino retiró la denuncia que había interpuesto a la mencionada clínica y la Policía Local retiró los restos del cocido.

En posteriores declaraciones, el vecino de Montirón aclaró que la sangre encontrada “era para las filloas“.

Comentarios

comentarios