Cientos de personas llevan ropa y mantas a Ánxel Fole porque se niega a abandonar la calle ante la ola de frío

Cientos de lucenses se personaron la madrugada de ayer en la céntrica plaza de Campo Castillo para ofrecerle al escritor lucense mantas y ropas de abrigo para que pudiera pasar la noche a la intemperie.

Varios colectivos sin ánimo de lucro de la ciudad distribuyeron ayer a través de las redes sociales la idea de ayudar a los que pasan sus noches en la calle ante la ola de frío, donde rápidamente también se unieron grandes instituciones como el Ayuntamiento y la Diputación Provincial.

Muchas fueron las personas que criticaron que el ilustre lucense no articulase palabra ante tal evento, pero las bajas temperaturas hacían suponer que esto podría pasar.

Por su parte, la estatua de Puro Cora, fundador de El Progreso, no pareció encontrarse molesto porque nadie se hubiera acordado de él y mostró su agrado por el cariño de los conciudadanos hacia su también compañero inerte.

Comentarios

comentarios